#
Exhibitions
Artists
Month
Year
06
Lovenland
Octubre
2012
 


La interpretación y descripción de una obra siempre es subjetiva y particular, cambia con el observador. Sera por eso que siempre estuve del lado de la obra, por su comunicación rotunda e inapelable, inclusive hasta cuando no es entendida o no dice nada. Cuando el artífice plasma su idea pone en juego varias cosas: el tránsito de una bús- queda por su imaginación, la idea disparadora que quería comunicar, las resignificaciones que en el hacer va descu- briendo, un deseo que se prefigura lejano sobre un umbral que no siempre se avisora con claridad, y sin olvidarnos que es inevitable destapar un pozo de sorpresa, genialidad y miserias. Todos estos valores no son calculados con exactitud y, por tanto, no conllevan a un resultado único.
Entonces me atrevo a pensar que el autor no solo es padrino de lo que su voluntad manifiesta sobre la tela sino que también apadrina a aquellas ideas que surgen del publico en particular y fueron disparadas por la obra en cuestión. Es como que una vez terminada la obra sigue concibiendo mas ideas, mensajes y significados que ni el propio autor sabría si quiso decir, aunque no por eso deja de ser padrino de ellas
La nueva obra de Lorena Ventimiglia esta plagada de imágenes sin correlato en la realidad que se derriten y copu- lan en un brillo sintético para dar forma a cosas que sospecho suceden dentro de mi y de cualquier espectador y no tienen nombre. También tiene un brillo inmoral y muchas veces un relieve que invita a tocar o un agujero con sombra que promete perderte.
Siempre preferí sospechar lo que las obras quieren decir que tragarme su discurso prolijamente presentado.
Dargelos
Buenos Aires, 2012

Exhibitions

#06
Close
Text / Image
Lovenland
Lorena Ventimiglia
Octubre 2012


La interpretación y descripción de una obra siempre es subjetiva y particular, cambia con el observador. Sera por eso que siempre estuve del lado de la obra, por su comunicación rotunda e inapelable, inclusive hasta cuando no es entendida o no dice nada. Cuando el artífice plasma su idea pone en juego varias cosas: el tránsito de una bús- queda por su imaginación, la idea disparadora que quería comunicar, las resignificaciones que en el hacer va descu- briendo, un deseo que se prefigura lejano sobre un umbral que no siempre se avisora con claridad, y sin olvidarnos que es inevitable destapar un pozo de sorpresa, genialidad y miserias. Todos estos valores no son calculados con exactitud y, por tanto, no conllevan a un resultado único.
Entonces me atrevo a pensar que el autor no solo es padrino de lo que su voluntad manifiesta sobre la tela sino que también apadrina a aquellas ideas que surgen del publico en particular y fueron disparadas por la obra en cuestión. Es como que una vez terminada la obra sigue concibiendo mas ideas, mensajes y significados que ni el propio autor sabría si quiso decir, aunque no por eso deja de ser padrino de ellas
La nueva obra de Lorena Ventimiglia esta plagada de imágenes sin correlato en la realidad que se derriten y copu- lan en un brillo sintético para dar forma a cosas que sospecho suceden dentro de mi y de cualquier espectador y no tienen nombre. También tiene un brillo inmoral y muchas veces un relieve que invita a tocar o un agujero con sombra que promete perderte.
Siempre preferí sospechar lo que las obras quieren decir que tragarme su discurso prolijamente presentado.
Dargelos
Buenos Aires, 2012